Seleccionar página
LOS TRABAJADORES DEL HOSPITAL DE «EL VENDRELL» DICEN BASTA CON APLAUSOS DE PROTESTA

Marta Menéndez Rodríguez

marzo 11, 2021

La tercera historia de Elúltimo. es para muchos la crónica de un problema aumentado. Los héroes de bata blanca siempre fueron héroes, y siempre trabajaron para un sector vital olvidado para muchos, y oculto para otros por la precariedad asistencial y profesional. Ah, y también por los intereses.


El Hospital de El Vendrell (Tarragona), centro perteneciente a la red Santa Tecla, es el hospital general básico de referencia en la comarca. Allí sus trabajadores han puesto en marcha “Aplausos de protesta”, una campaña para reivindicar derechos que con la crisis del coronavirus se han acentuado pero que, sin embargo, siempre han estado ahí.

La precariedad de la sanidad se ha visto reflejada ahora, pero hace años que trabajamos en precario con horarios, contratos y recursos miserables

Xavier Urgell es el delegado de salud laboral:


Habéis llegado a vuestro límite…

Sí. La sanidad catalana ha llegado a su límite, no se le ha dado la importancia que merece y eso se ha notado en esta pandemia.

¿Cuál es la realidad que denuncias?

Reclamamos que nos devuelvan y recuperemos todos los derechos perdidos durante estos diez años de recortes, que se tengan en cuenta nuestros contratos, y que acabemos con la precariedad laboral existente en el sector sanitario. Ahora estamos en el punto de mira de toda la sociedad, pero desempeñando nuestra profesión como hace dos meses.

Dos meses desde que empezara esta situación, ¿en qué condiciones estáis trabajando?

Actualmente ha bajado bastante la urgencia de COVID-19 y volvemos a ver todas las patologías que podíamos ver hasta ahora, pero seguimos denunciando que ha habido una falta brutal de EPIs (equipo de protección individual) en condiciones para todo el personal sanitario.

Sumada a las condiciones que trae el coronavirus, lamentáis que esta es una situación en la que lleváis trabajando hace más de una década ¿no?

La precariedad de la sanidad se ha visto reflejada ahora, pero hace años que trabajamos en precario, con horarios miserables, contratos miserables, recursos miserables…Y así vamos. En la comarca del «Baix Penedès», el hospital que se supone es de referencia, (El Vendrell) necesita las necesidades básicas.

¿Os sentís ignorados en vuestras peticiones? ¿Recibís respuestas practicas?

Sí. Y sobre todo por parte de nuestra empresa. Por muchas reclamaciones que hagamos, parece que picamos con una pared. Estamos pidiendo el pago de DPOS (objetivos laborales) y siempre nos salen con que “no tienen equilibrio presupuestario”. No recibimos respuestas prácticas por parte de la gerencia del hospital y no creemos que las recibamos pasada la pandemia. Ahora bien, nosotros seguiremos denunciándolo y no nos cansaremos de hacerlo.

¿Crees que evidencian vuestras circunstancias de trabajo la escasa financiación por parte, en este caso, de la Generalitat a los gestores sanitarios?

Es evidente. Y se nota que hay una falta de recursos en nuestros centros. Esto no sé si se debe a una mala gestión. Es posible, pero es el mismo ejemplo que en el caso de las DPOS; actualmente hay centros con el mismo convenio que nosotros que las están cobrando, y a nosotros nos dicen que no hay “equilibrio presupuestario” suficiente en la empresa. La excusa de siempre es que salud “no paga a la empresa lo que les corresponde por la actividad que hacen”.

Hablabais en declaraciones anteriores que el conglomerado de empresas que conforma la red Santa Tecla es digno de un programa de investigación. ¿Por qué?

Sí. La red sanitaria está compuesta por catorce o quince empresas y es muy difícil seguirles la pista. Entre ellos hacen y deshacen lo que quieren. Son una fundación y no tienen la obligación de transparencia que tiene cualquier otro estamento público. Lo que no entiendo es que, por ejemplo, no tengan dinero para pagar unas DPOS a los trabajadores, pero sí para invertir en una cámara hiperbárica (la medicina hiperbárica consiste en respirar oxígeno puro en una concentración superior a la atmosférica. La cámara es el habitáculo o instrumento preparado y diseñado para soportar presiones elevadas).

¿Creéis en el cambio después de esta pandemia?

No. No creemos en el cambio. Tendrían que cambiar muchas cosas. Creemos que es momento de que todos los colectivos sanitarios aprieten al departamento de salud y respectivas empresas. Me gustaría equivocarme, pero creo que volveremos a ser los que paguemos los platos rotos cuando todo esto acabe.

Más de 35.000 afectados en el personal sanitario en todo el Estado…

Sí. Muchos de los trabajadores infectados se asocian a equipos de protección individuales no adecuados. Han faltado desde el primer día.

¿Se ha hecho una buena gestión de los test entre el personal sanitario? ¿Se os ha realizado test a todos los trabajadores del hospital?

No. No se ha hecho una buena gestión. Ha costado mucho que nos lo hicieran a quienes en diferentes servicios estamos trabajando día a día con pacientes diagnosticados de COVID-19. Hemos ido insistiendo en que hagan el test a todos los trabajadores, y a día de hoy aún hay a quienes no se lo han hecho. Ahora mismo, lo que interesa es hacer las serologías (estudio que permite comprobar la presencia de anticuerpos en la sangre), para saber quien ha pasado la enfermedad, quien tiene anticuerpos y saber sobre todo cómo están todos los trabajadores y trabajadoras a la hora de retomar la actividad. Gerencia no las compra y la excusa es que no son muy fiables. Nos dijeron que los estaban mirando, pero de eso ya hace unos días.

¿Se os ha informado en todo momento, desde el inicio, de lo que comportaba esta pandemia y de cómo podíais afrontarla?

Sí que se nos ha ido informando. Es cierto que ha habido protocolos cambiantes a diario…pero creo que se ha hecho lo que se ha podido dentro de la normalidad y novedad a la que nos enfrentamos. A nivel general, eso sí, gobierno y ministerio podrían haberlo hecho mejor.

¿Cómo es un día en el Hospital de El Vendrell?

Con la presencia de la COVID-19, se ha notado mucho la faena. Se han establecido medidas y algunas limitaciones como por ejemplo, el acceso a los familiares. El circuito de los familiares es un gran problema. Siempre quiere entrar mucha gente a urgencias, y no queda cerrado. Hay muchas denuncias por insultos y agresiones al trabajador. Es una pelea continua, pero lo asociamos entre otras cosas, a las características de la población.

Ahora habéis impulsado una campaña con la que pretendéis de alguna forma reivindicar todo lo que nos cuentas: “Aplausos de protesta”…

Sí. Con esta campaña lo que pretendemos denunciar es que no solo nos merecemos una recompensa por nuestro trabajo durante la pandemia, sino que queremos recuperar lo que nos han recortado durante años. Luchamos contra la precariedad en el lugar de trabajo, por la recuperación del 5%, el pago de DPOS, EPIs en condiciones, por los contratos dignos, la dignidad de nuestra profesión, la recuperación de salarios, plus, horarios…Arrastramos un recorte del sueldo desde hace 10 años…No solo hemos sido héroes en esta pandemia: trabajamos siempre al 100% dando a la ciudadanía todo de nosotros.

Por último, preguntarte también por la comercialización que se ha producido de una donación que la empresa AUARA, (empresa social que ha donado un millón de botellas de agua a Hospitales en lo que llevamos de pandemia) ha hecho a la red San Tecla.

Hicieron una donación de 20.000 botellas a la empresa, y nos percatamos de que se estaban vendiendo a los trabajadores. Por lo que tengo entendido, la empresa de aguas no era conocedora de esta utilidad. Lo donaron de forma altruista para trabajadores y pacientes y Santa Tecla lo ha vendido, ha cobrado por ello. Me parece lamentable y cínico. Hemos pedido explicaciones a los responsables y nos han comentado que las donaciones sirven para hacer frente a otras inversiones económicas. Es una vergüenza, pero como he dicho: reclamar es picar con una piedra. Lo tienen todo muy bien hilado.

Gracias.

contenido relacionado